Sesgo de acción

  • 15
  • Abr

Sesgo de acción

  • Publicado el 15.Abr.21
  • por Joaquin Wu Lin
Sesgo de acción

El sesgo de acción se refiere a la tendencia de tomar acción en situaciones ambiguas, aunque no haya pruebas de que se vaya a producir un resultado mejor que si no se hiciera nada.

 

Confundimos el hecho de estar todo el rato haciendo cosas y mantenerse ocupado con ser productivos. Cuando hacemos algo sin tener buenas razones para ello es una respuesta basada en el impulso y no en la lógica. Esto puede hacer que tomemos un camino menos eficaz o totalmente incorrecto, creando más problemas a resolver en el futuro, que si hubiésemos pospuesto la decisión para valorar pros y contras para tomar una decisión más óptima.

 

Cuando la decisión correcta no está clara, nuestra respuesta automática es actuar, ignorando los beneficios de no actuar. Sentimos que hacer algo es mejor que no hacer nada. Este sesgo nos causa esta sensación: «Tengo que hacer algo, aunque no sepa qué hacer». 

Nuestro exceso de confianza en nuestra capacidad para crear un resultado positivo y nuestro deseo de sentir que tenemos el control sobre una situación nos hace actuar, incluso cuando no es necesario.

El sesgo de acción puede nublar nuestro pensamiento crítico. Para disminuir su impacto en nuestro día a día, tenemos que ser conscientes de nuestro impulso a tomar acción, incluso en situaciones perjudiciales. 

 

Debemos considerar las consecuencias tanto de la acción como de la inacción y comparar qué decisión es la mejor. No tomar una decisión, también es tomar una decisión. Haciendo este análisis, tomaremos decisiones más informadas.

 

El 21 de Abril de 16:00 a 19:00 se impartirá el próximo curso de Neuro-Productividad.