Sesgo de Afinidad

  • 23
  • Dic

Sesgo de Afinidad

  • Publicado el 23.Dic.20
  • por Joaquin Wu Lin
Sesgo de Afinidad

El sesgo de afinidad se refiere a la tendencia a tener mayor afinidad hacia aquellas personas con las cuales te sientes identificada, ya sea por sus creencias, aficiones o procedencia similares a las propias. 

Este sesgo nos hace favorecer a las personas con las que sentimos que tenemos una conexión o similitud. Por ejemplo, haber estudiado en la misma universidad o haber crecido en la misma ciudad.

 

Esto puede tener un gran impacto durante el reclutamiento. Las interacciones con personas con las que sentimos que compartimos una afinidad serán diferentes a las de las personas sin ninguna afinidad compartida. Si un candidato/a con el que tenemos mayor afinidad nos dice que está un poco nervioso, ponemos más de nuestra parte para intentar que se sienta cómodo. Mientras que si una persona con la que no compartimos afinidad nos dijera lo mismo, haríamos un esfuerzo menor. Después de la entrevista, el primer candidato/a te puede parecer más adecuado que el segundo sin que lo sea.

Una vez que los candidatos/as se incorporan a la empresa, el sesgo de afinidad repercute positivamente a las personas que encajan en la cultura existente y negativamente en los que no. Además, es más probable que los líderes asignen proyectos a las personas dentro de su equipos con los que tienen una mayor afinidad. También, es más probable que se valore el rendimiento de las personas con mayor afinidad de una manera más positiva.

 

Posibles soluciones para evitar los problemas presentados, sería usar un riguroso sistema de puntuación en la entrevista para reclutar al mejor candidato/a y tener en cuenta que es más probable que favorezcas a las personas que tengas mayor afinidad e involucrar a varias personas en el proceso de asignación de proyectos para mitigar el efecto de este sesgo.

Estos comportamientos tienen un impacto considerable en la motivación y el rendimiento de los empleados de tu organización. El primer paso para mitigar el efecto de este sesgo es reconocer el hecho de que nos afecta de manera inconsciente. Este sesgo distorsiona nuestro juicio, por lo que reduciendo su efecto, habrá un impacto positivo en la toma de decisiones de tu organización.